¿Dónde estás?  
Lugares Cosas

10 Blancas y divertidas mentiras de padres a hijos


Decir de vez en cuando una pequeña mentira blanca a tu hijo no es algo malo. En algunos casos, por ejemplo, el de Papá Noel y el del Ratón Perez, son algunas de ellas. Modificar un poco la verdad puede inspirar una sensación de asombro en la mente de un niño y, porque no, mantenerlos en su mejor comportamiento si saben que los regalos bajo el árbol están en juego. Otras veces, es simplemente la única manera de conseguir que un joven testarudo se mueva en la dirección correcta.

Estos "hechos alternativos" como dispositivo de crianza, sin embargo, ocasionalmente pueden fallar. Si tu detective joven te atrapa en una mentira, estarás en aprietos. "Los niños globalizan y dicen: 'Mi padre es un mentiroso.¿También están mintiendo sobre el amor de mí?'" Alyson Schafer, expresa esta experta canadiense de padres. Sobre la importancia de ser dueños de esa mentira y saber compensarla. Sin embargo, agrega que "cometer un error con gracia es una habilidad para los padres realmente importante".

En otras palabras, siempre y cuando se asegure de retroceder y hacerles saber que comer semillas de sandía en realidad no va a convertirlos en una sandía antes de llegar a la escuela secundaria, estará todo bajo control. Una sincera disculpa y un cono de helado tampoco hacen daño a nadie.

Echa un vistazo a algunas de las mentiras más divertidas y más inteligente que la gente ha dicho a sus hijos, esperamos te sirvan de inspiración. ¡No olvides agregar la tuya en los comentarios del final!.


#1

"Siempre he estado bastante fascinada con el espacio. Cuando era una niña, mi padre tomaba su escalera y la ponía en nuestro patio cada noche, para decirme que puso allí la luna para mí. Yo creí eso durante años. Falleció hace un tiempo ya, y todas las noches cuando veo la luna pienso en él".


#2

"Cada noche de Reyes Magos, les dejábamos agua, pasto y los zapatos, luego nos íbamos a dormir con mi hermana ansiosas porque amanezca y encontrar los regalos, pero la emoción era aún mayor al momento de ver el lugar por donde habían pasado y los rastros que allí dejaban los camellos...
Mis padres tiraban el agua y el pasto, dejando todo como medio revuelto, además desparramaban algo de café para que creamos que habían hecho sus necesidades en el patio jajaja... Era tanto lo que creíamos que hasta sentíamos el olor!!".


#3

"Me dijeron que cada persona recibe 10.000 palabras por mes. Si se alcanza el límite, no se puede hablar físicamente hasta que comience el nuevo mes. Cada vez que estaba especialmente hablador, papá decía: "Cuidado!! Creo que estás por encima de 9.000 el día de hoy!." Eso me hacia dejar de hablar por un rato y dar descansos de oídos al resto de la familia jaja".


#4

"Mi padre me preguntó si era capaz de cuidar de una piedra, regándola todos los días para que pueda crecer. La regué por un par de semanas y la piedra cada día se hacía más grande. Así pude conseguir que me regalaran un perro. 
Secreto: Mientras estaba en la escuela mi padre la iba sustituyendo cada día por una piedra más grande".


#5

"Mis padres le decían a mi único hermano y yo que solíamos tener otro hermano que se convirtió en un hongo por no bañarse nunca. Incluso lo agregaron a los álbumes familiares.
Aclaración: Mi hermano y yo eramos muy difíciles por no querer bañarnos nunca!! Y se ve que fue el último recurso que nuestros pobre padres encontraron para que lo hiciéramos".


#6

"Logramos que nuestra hija coma pescado llamándolo "pollo argentino". Eso funcionó durante mucho tiempo hasta que la abuela se acercó y le dijo: "que bueno que te guste tanto el pescando"... Fue tal su sorpresa, que no lo comió nunca más".


#7

"Si el camión de helados está reproduciendo música significa que han quedado sin helado."
Nada para agregar jaja.


#8

"Mi mamá nos dijo a mi hermano y a mí que un pingüino vivía detrás de la heladera, y que si dejábamos la puerta abierta demasiado tiempo le quitaríamos su frío, se enojaría mucho y saldría a mordernos".


#9

"Cuando era niño ponía un diente en una bolsa de plástico y lo dejaba debajo de la almohada para el Ratón Pérez de los dientes. Cuando mis padres olvidaban poner dinero debajo de la almohada, mi papá decía "no debiste poner el diente en una bolsa. El Ratón de los dientes no pudo olerlo"".


#10

“Dormir con diferentes mantas te da sueños diferentes. Si tienes pesadillas, sólo cambia la manta”.

Mentira tierna si las hay...


Hay muchas más mentiritas como estas que formaron parte de nuestra infancia y forman parte de nuestra maternidad o paternidad.

Te animás a agregar las que recuerdes o utilices actualmente? 


Si te gustó este artículo compartí!